fbpx

Estos son los suplementos más efectivos para mejorar el hígado graso

Hígado graso

Si te han diagnosticado recientemente el hígado graso, seguro que quieres mejorarlo pronto.

Es una enfermedad crónica en la que necesitas llevar una dieta saludable, evitar consumo excesivo de alcohol y de tabaco, y además es muy importante que utilices suplementos alimenticios que te ayuden a reducir el exceso de grasa y la inflamación en el hígado, previniendo así las consecuencias del hígado graso.

A continuación, te explico cuáles son los suplementos más efectivos para mejorar el hígado graso.

 

¿Qué es el hígado graso?

 

El hígado tiene la función de procesar los nutrientes de los alimentos y bebidas que se consumen, almacenar energía y filtrar sustancias nocivas de la sangre.

Normalmente, el hígado puede tener pequeña cantidad de grasa en este órgano y estar saludable, pero cuando la grasa se acumula en exceso, se convierte en un problema de salud llamado hígado graso.

Una de cada 4 personas desarrolla esta enfermedad en el mundo, y la mayoría de los diabéticos e hipertensos la presentan.

En una etapa temprana, el hígado graso se puede controlar, sin embargo, en caso de no atenderse, el exceso de grasa causa inflamación de este órgano lo cual conduce a una enfermedad hepática más severa que puede llegar hasta una falla hepática además de propiciar otros problemas de salud severos.

 

¿Por qué da el hígado graso?

 

La obesidad y el sobrepeso son las principales razones que propician la acumulación de grasa e inflamación del hígado.

Además, en personas no obesas, los siguientes hábitos son un factor importante en el desarrollo de esta enfermedad:

  • Consumir de manera excesiva de alimentos como carnes rojas, lácteos enteros, embutidos y productos ultra procesados que elevan el nivel de colesterol en la sangre.
  • No incluir en la dieta alimentos ricos en omega-3 y omega-6 así como fibra.
  • Ingerir frecuentemente carbohidratos refinados como azúcar común, especialmente en personas con sobrepeso o resistentes a la insulina.
  • Consumir bebidas azucaradas como sodas o bebidas energéticas.

Se ha mostrado ser la causa de acumulación de grasa en el hígado en niños y adultos.

  • Tener poco cuidado de la salud intestinal. Se ha encontrado que tener un desbalance en las bacterias intestinales o problemas en la función de la barrera intestinal u otro problema, contribuyen a desarrollar hígado graso.
  • Consumir tabaco de manera constante.
  • Consumir exceso de alcohol.
  • No realizar ejercicio de manera regular, por lo tanto, no se ayuda a mantener la salud hepática y evitar condiciones de sobrepeso y obesidad.
  • No mantener una buena salud bucal, pues afecciones como la periodontitis pueden provocar este problema.

Esto se debe a que las encías son dañadas por una puerta de entrada a las bacterias.

Al detectarlas, el sistema inmune se activa, lo que favorece la inflamación y el estrés oxidativo. Si esta respuesta se mantiene en el tiempo, aumenta el riesgo de hígado graso.

El hígado graso también se puede presentar debido al embarazo, a la pérdida de peso brusca, a infecciones como la hepatitis C, también como efecto secundario por el consumo de algunos tipos de medicina, y exposición a ciertas toxinas.

Además, ciertos genes pueden incrementar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

 

En general, el desarrollo del hígado graso es lento y toma muchos años sin que nos demos cuenta.

Cada hábito alimenticio que conduce a esta enfermedad se va acumulando y se diagnostica en algún momento de la vida.

Es importante mencionar que, así como el hígado graso toma muchos años, reducir la grasa del hígado es un proceso lento que toma tiempo, en general para ver una reducción pueden pasar hasta 4 meses.

Por esto es importante la constancia con los buenos hábitos alimenticios, ejercicio, y suplementos alimenticios que ayuden a reducirlo.

Hígado graso

¿Qué pasa si no controlas el hígado graso?

El hígado graso es una enfermedad silenciosa que no presenta síntomas evidentes, a veces puede estar acompañada de malestar general, una ligera sensación de presión en la zona superior derecha del abdomen, fatiga o pesadez después de las comidas.

Estos síntomas suelen pasarse desapercibidos o asociarse a otras causas como el estrés, resfriado simple o a un atracón de comida, lo cual provoca que no se diagnostique como hígado graso.

El no controlar a tiempo esta enfermedad puede dar lugar a situaciones más graves como la hepatitis, aparición de cirrosis y/o cáncer de hígado.

Algunas personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico presentan una versión simple en la cual no hay inflamación y las células de este órgano no se ven afectadas.

Sin embargo, esta enfermedad puede traer consigo complicaciones como inflamación del hígado lo cual daña sus células, y causa fibrosis o cicatrización del hígado que en últimas instancias desencadena en daños irreversibles y severos como cirrosis hepática o incluso cáncer de hígado.

Además, en países como Estados Unidos, cada vez es más común que esta enfermedad sea la principal razón para requerir un trasplante de hígado.

 

¿Por qué es importante limpiar el hígado?

Debido al consumo excesivo de comida poco saludable, así como el sedentarismo, es importante considerar limpiar el hígado y así ayudar a disminuir la acumulación de sustancias nocivas que impiden procesar la grasa la cual provoca inflamación y trae como consecuencia la enfermedad del hígado graso.

Además, el mejorar el funcionamiento y condición de este órgano, impactará positivamente en la calidad de vida y en el estado de ánimo en general.

Eliminar la grasa del hígado ayuda a reducir los síntomas de la enfermedad, y también las consecuencias asociadas con ella.

 

Algunas condiciones como la fatiga, decaimiento, dificultad para conciliar el sueño, entre otras pueden ser una señal de que es momento de ayudar con la limpieza del hígado.

Aunque es importante no esperar a detectar los síntomas anteriores para tomar cartas en el asunto.

Una limpieza del hígado es ideal en pacientes que ya han sido diagnosticados con hígado graso.

Estos pacientes necesitarán un tratamiento más intensivo para ver beneficios.

Por otro lado, se recomienda que todas las personas sanas también hagan una limpieza de su hígado al menos una vez al año, para evitar la acumulación de la grasa y el desarrollo de esta enfermedad.

Eliminar la grasa del hígado es un proceso que necesita como mínimo llevar una dieta saludable, vigilada por un médico o un nutriólogo.

También es importante reforzar estos hábitos con otras estrategias que ayuden a disminuir las toxinas presentes en el hígado.

Consumir suplementos alimenticios es una excelente opción para ayudar a la limpieza del hígado.

Los suplementos tienen la ventaja de que no se contraponen con ningún tratamiento médico ni hábito saludable, al contrario, refuerzan y mejoran los resultados.

A continuación te digo cuáles son los mejores suplementos para reducir el hígado graso y recuperar calidad de vida.

Hígado graso

Suplementos más efectivos para mejorar hígado graso.

 

Además de adquirir hábitos saludables, el incluir suplementos con las vitaminas y extractos adecuados, puede ayudar a limpiar el hígado para así poder reducir la cantidad de grasa en éste para controlar y disminuir el riesgo del avance de la enfermedad del hígado graso.

En Dalé, te recomendamos el Desintoxicante y regenerador de Hígado ®, un suplemento que ayudará a controlar y prevenir el hígado graso gracias a las características de sus ingredientes:

 

La fibra dietética:

Ayuda a limpiar el hígado y por lo tanto a controlar la enfermedad del hígado graso ya que ofrece sensación de saciedad, apoya controlando el apetito y de esta manera se absorberán menos grasas y azúcares y los niveles de estas sustancias se normalizarán. Además, el tránsito intestinal se verá beneficiado.

 

Vitamina C:

Evita la degeneración celular debido a que es un antioxidante, de esta manera, mejorará las células del hígado y además ayudará a regenerarlas.

 

Cardo de leche:

Se trata de una hierba conocida por sus efectos protectores del hígado ya que combate el daño hecho por las toxinas en éste.

Se ha encontrado que el cardo de leche puede ayudar a reducir la resistencia a la insulina, la inflamación y el daño hepático ya que favorece la regeneración del tejido y mejora las funciones metabólicas.

En personas con hígado graso, el uso de suplementos con este ingrediente aunado a una dieta saludable ha resultado en una reducción del tamaño del hígado dos veces más que en personas que sólo modifican su dieta. Además, estimula el buen funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo.

 

L-Glutatión:

Este antioxidante desintoxica los tejidos y da apoyo al sistema inmunológico en especial. Se le conoce por su capacidad para neutralizar y/o eliminar un número importante de compuestos dañinos para las células del hígado.

 

N-Acetilcisteína:

Aumenta la cantidad de antioxidantes y protege a los sistemas asociados al hígado, como el urinario. Es un precursor del glutatión con lo cual ayuda a proteger el hígado del estrés oxidativo.

 

Blupeurum:

Previene el estancamiento de toxinas en el hígado, al eliminar las obstrucciones características de un hígado dañado.

Esta es una de las hierbas más usadas para tratar enfermedades el hígado. Se considera que es capaz de alcanzar mejores efectos con menos toxicidad que otras sustancias.

 

Extracto de uva:

Es conocido por su capacidad antiinflamatoria y recuperadora del tracto digestivo, incluyendo el hígado y el bazo.

El resveratrol presente en las uvas ha mostrado efectos positivos en el metabolismo ya que puede reducir la acumulación de grasa incluso en la ausencia de pérdida de peso.

Dicha reducción de grasa contribuye directamente a disminuir la acumulación de grasa en el hígado y por lo tanto controlar o revertir la condición del hígado graso.

 

Diente de león:

Se le atribuyen propiedades de protección al hígado debido a su fuerte efecto antioxidante, así como a su propiedad antiinflamatoria que ayuda a mejorar la condición de tejido dañado.

Además, alivia el malestar estomacal y mejora el filtro de toxinas del hígado y disminuir hinchazón. También se le atribuyen propiedades desintoxicantes para el cuerpo en general.

 

Extracto de Scutellaria baicalensis:

Es una planta que ha demostrado múltiples efectos benéficos sobre el hígado, especialmente en situaciones en las cuales éste ha sido altamente afectado.

También previene la fibrosis del hígado, una consecuencia directa del hígado graso.

 

Pueraria thunbergiana:

Su potente capacidad para desintoxicar el hígado de sustancias como el alcohol, ayuda a prever y controlar el hígado graso, por lo tanto, previene la cirrosis.

 

Fruto de Schisandra chinensis:

En primer lugar, tiene una función protectora del hígado ya que ayuda a desintoxicar el cuerpo debido al consumo de alcohol o tabaco y ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre además de generar nuevos tejidos que han sido dañados en el hígado por padecimientos como el hígado graso.

Por último, acelera el proceso de limpieza del sistema enzimático y posee múltiples funciones en el resto del sistema digestivo que mejorarán su salud

 

Berberis vulgaris:

Se trata de una planta que ha demostrado actuar como un agente antiinflamatorio del hígado que le da soporte metabólico mejorando la condición de hígado graso.

Ha demostrado reducir significativamente el azúcar el nivel de azúcar en la sangre, los niveles de insulina y de colesterol, junto con otros marcadores de salud.

 

Curcuma longa:

Disminuye los niveles de daño hepático notablemente y estimula la formación de la glutatión transferasa, implicada en el metabolismo de agentes extraños.

La curcumina presente en esta planta posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que ayudan a mejorar la calidad de las células del hígado.

 

L-Metionina:

Evita la acumulación de grasas en las arterias y el hígado, haciendo más eficiente su función. Es necesaria para fabricar cisteína un componente del glutatión que protege el hígado y ayuda a neutralizar los innumerables compuestos que lo dañan.

 

Celedonia (Chelidonium majus):

Alivia y previene del desarrollo de malestares relacionados con la hepatitis, como los cólicos hepáticos.

Se utiliza como complemento de la limpieza del hígado y la vesícula biliar.

Hígado graso

El Desintoxicante y regenerador de Hígado es ideal tanto para pacientes con diagnóstico de hígado graso como en pacientes saludables.

En pacientes con enfermedad diagnosticada, se recomienda una dosis de 3 cápsulas al día para acompañar una dieta saludable y buenos hábitos alimenticios.

 

Si no tienes diagnóstico de hígado graso, te recomiendo que al menos una vez al año dediques tiempo a hacer una limpieza del hígado.

Esto te ayudará a evitar la acumulación de grasa y además a mejorar tu calidad de vida. La dosis recomendada para esta limpieza anual es de 1 cápsula al día por 30 días.

 

El Omega 3

 

Otro suplemento muy efectivo para reducir el hígado graso es el Omega 3.

El omega 3 es un tipo de sustancia presente en aceites de pescado y algunas semillas como la linaza y la onagra.

Varios estudios han demostrado que consumir de manera regular ácidos grasos omega 3 ayuda a mejorar la salud del hígado en adultos y niños.

El Omega 3 ayudará a mejorar los efectos de los cambios causados por un estilo de vida poco saludable, y siempre debe combinarse con cambios hábitos de dieta y ejercicio de manera regular. Con el Omega 3 se puede lograr reducir la cantidad de grasa en el hígado hasta en un 53% en un período de un año, acompañado de dieta saludable.

Además de su efecto sobre el hígado graso, el Omega 3 ayuda a balancear los niveles de colesterol y triglicéridos, que es una de las complicaciones frecuentes de obesidad y diabetes, por lo que suplementar con Omega 3 ayudará a mejorar varios aspectos de la salud.

Cómo tomar los suplementos efectivos para reducir el hígado graso

Si eres un paciente con diagnóstico de hígado graso, te recomendamos consumir 3 tabletas diarias de Desintoxicante y Regenerador de Hígado al día durante 15 días, y continuar con 1 tableta al día durante 4 meses para reducir la grasa en el hígado. Además, 1 cápsula al día de Omega 3.

 

Si eres una persona sana que quiere evitar la acumulación de grasa en el hígado, puedes tomar…

2 cápsulas al día durante 30 días y mantenerte después con 1 cápsula al día; agrega Omega 3, 1 cápsula al día.

No olvides visitarnos en Facebook e Instagram, estamos como Nutrición Dalé

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
PRODUCTOS RECOMENDADOS

Más información para pacientes

Síguenos

Abrir chat
Envíanos un WhatsApp
Hola 👋🏼 Puedes enviarnos un WhatsApp aquí